Restaurante Catae, Hotel Renaissance

by

Hace dos semanas el Hotel Renaissance abrió las puertas de su restaurante Catae el cual está al mando del chef Mariano Cid. Con una larga exitosa carrera para su corta edad, estuvo a cargo de la cocina del Bullí Hotel antigua Hacienda Benazuza junto a Rafa Morales, para luego en el 2007 llegar a la cocina del Hotel Faena en Buenos Aires. Luego de su paso por Argentina cruzo la frontera a hacerse cargo de un nuevo proyecto “Catae” que significa sorpresa en Chilote.

Un restaurante precioso, amplio, lleno de detalles y con una cocina a la vista maravillosa la cual cuenta también con una mesa en frente denominada “la mesa del chef”. Para comenzar, un sour de albahaca bastante tentador y un amuse bouche de parte del chef “pequeñas porciones de alimentos que se sirven durante las comidas o cenas para picar mientras se sirven los platos. En la actualidad se suelen tomar antes de la comida” para darle paso a mi plato de entrada – Cappelletti rellenos de estofado de cordero, consomé de puerro, zanahoria encurtida, mostaza Dijon y menta ($7.100) – Un plato notable, limpio, de buena factura y excelente sazón, un plato bastante contundente para ser entrada, lo cual se agradece.

En los platos de fondo tuve un duda constante entre dos platos, por lo que decidí probar ambos y no quedarme con la duda, el primero – Vacío al vacío. Tapabarriga con 18hs de cocción, emulsión del jugo con hierbas y papas con cebolletas a la plancha ($12.000) – Un plato bien montado, de buen sabor pero con algunos problemas, ya que para la cantidad de horas de cocción la carne no estaba lo suficientemente tierna como se esperaba, con una guarnición de finas laminas de papa con cebolleta, un plato simple, sabroso, de buena textura y fácil de comer. A continuación, el mejor plato de la noche: Gnocchis de papa, salmón cocido a 57 grados, sus huevas y mantequilla de limón ($10.800), Gnocchis firmes pero delicados, con un salmón excelentemente bien logrado, lleno de sabor, con unas huevas de salmón que le entregan una textura perfecta y una elegancia inexplicable al plato, todo esto terminado con una espuma de mantequilla de limón.

Para finalizar un postre de mil hojas de chocolate ($ 5.800) un plato correcto y de buena textura. En resumen es un lugar que cuenta con un servicio profesional y atento que sin duda mejorara con el pasar de los días, un lindo ambiente y una cocina que está mostrando solo en parte el gran potencial que tiene. Un restaurante con precios asequibles, con una cocina gustosa y de porciones considerables, una cocina de autor con productos chilenos. Un lugar que sin duda debes visitar.

Cappelletti rellenos de estofado de cordero, consomé de puerro, zanahoria encurtida, mostaza dijon y menta $7.100

1

Vacío al vacío. Tapabarriga con 18hs de cocción, emulsión del jugo con hierbas y papas con cebolletas a la plancha $12.000

2

Gnocchis de papa, salmón cocido a 57 grados, sus huevas y mantequilla de limón $10.800

3

Mil hojas de chocolate $5.800

4

Mesa del chef

mesa del chef