Amares “Antofagasta”

by

Amares es sin duda, una de las mejores propuestas gastronómicas de regiones (y por qué no decirlo, de Chile).

 

De cocina peruana de autor, se erige este restaurante que de seguro disputaría en las grandes ligas si estuviese en Santiago. En una ciudad donde los precios siempre exceden la media en comparación al resto del país, Amares y sólo Amares se muestra como el disidente de esta regla, subiendo el nivel gastronómico de la ciudad. De servicio impecable, atento y profesional, fue un agrado degustar sus platos y disfrutar de la atención del lugar.

 

Comencé por encantarme con una barra bien cuidada y con énfasis en cada uno de sus cocktails. Ordené un Amares Apple: Alto del Carmen, puré de manzana verde, jugo de limón, syrup de quinoa y hielo.

 

El viaje ameritaba degustar su gran variedad de platos. Para comenzar, Carpaccio de Locos: Láminas de locos chilenos acompañados con emulsión de merquén y tostadas al ajo con rodajas de palta. La mezcla de materias primas habla por sí sólo. Plato de sabor irresistible.

A continuación, Perol de mariscos: ceviche de pulpo, erizos, camarones y locos, acompañado de salsa verde nortina. Un plato realmente delicioso, que para gusto personal destaca aún más aquellos maravillosos erizos.

Pejerrey salsa verde y rocoto: Un plato excelentemente bien montado, con una presentación pulcra, delicado y con excelente textura. Seguido, Amares: Congrio colorado en salsa de camarones, acompañado de puré de papa ahumado, con champiñones ajo: Este plato ingresó a mi lista de favoritos e inolvidables.

 

Para continuar con la degustación del excelente repertorio de Amares, Costillar panko miel: delicioso costillar marinado en panko y miel, con capa crocante de pastelera de choclo y cebollas caramelizadas. Creo que este plato podría mejorar bastante, pues la idea de los sabores suena mejor de lo que saben, y por sobre todo, porque su carne no estaba lo suficientemente blanda.

Pulpo a la parrilla: pulpo grillado al ají panca en salsa de anticuchos y papas confitadas, un plato correcto para terminar la velada.

 

Amares, sin duda es realmente notable, con un nivel de autocrítica que debiesen tener todos los restaurantes. Quiero destacar muy especialmente el trabajo de todo el equipo de este gran lugar, y especialmente a sus Chef Giselle Cristino y Pablo Godoy. Mis más sinceras felicitaciones.