Restaurante Rafael “Lima”

by

Aun cuando me lo habían recomendado muchísimo, Rafael no logró sorprenderme. Ubicado en la elegante ciudad de Miraflores, se encuentra la casa que alberga este renombrado restaurante, de capacidad muy reducida en lo que a su espacio físico respecta.

Tal y como se me señaló, hice una reserva anticipada. Al llegar, me encuentro con una pequeña mesa, de lo más incómoda de las que me ha tocado estar. En cuanto al servicio, debo decir que es bastante lejano y poco profesional, pues sólo persigue el fin de atender el mayor número de mesas en el menor tiempo posible, dejando absolutamente de lado la calidad de la atención y los requerimientos especiales que cada comensal pueda solicitar.

Después de un aperitivo que espere por bastante tiempo, llego mi primer plato: Pulpo a la grilla, chumichurri de pimientos braseados, aceitunas pendiolo y ajos confitados: De presentación poco pulcra, pero de cantidad considerable. Un plato regular, con sabores comunes y corrientes.

rafael 2

A continuación Ravioles Positanos de burrada de mozarrella, ricota y queso de cabra al burro de limone y botarga: Bastante contundente, pero el sabor crítico fue bastante invasivo, y poco equilibrado.

rafael 3

En resumidas cuentas, Rafael no fue lo que esperaba, pero tengo la esperanza de volver a visitarlo y tener mejor suerte.