Restaurante Aramburú

by

Sin duda Aramburú fue de las experiencias mas cautivadoras de las que tuve en mi paso por Buenos Aires, el nivel de los platos esta por encimas de muchos, así como también su excelente montaje y preocupación de entregar un producto 100% armónico. El nivel de técnica también está reflejado en cada una de sus propuestas, siempre, por supuesto tratando de mostrar lo mejor de los productos argentinos. Un restaurante pequeño el cual solo abre de noche y por lo general cuesta bastante reservar. Cuenta con una cocina a la vista y un pequeño mesón justo frente a ella, donde tuve el placer de disfrutar de mi menú de degustación y estar frente al pase donde terminaban de montar cada una de estas excelentes creaciones.

Para comenzar unos snack

- Paté de ave bañado con yogur
- Trufas funghi
- Roll de cacao y queso de cabra

1

2

3

Para continuar:

- Diferentes texturas de Betarraga

4

- Tartar de lomo/quínoa/ helado de mostaza/huevo de codorniz

5

- Espárragos/mollejas/puré de brócoli

6

- Langostinos envueltos en masa kadaif sobre piedra reflectaría

8

- Ñoquis suflé, azafrán y cítricos entre algas

9

- Trucha, puré de ajos y Salicornia

10

- Cochinillo confitado, zanahorias baby sorbet de mandarinas

11

- Carne de res ahumada, puré de papas, champiñones y cebolla

12

- Sorbet de manzana

15

- Bavarois de cítricos y frutos rojos

16

El maridaje y servicios de vinos esta a cargo de la sommelier Agustina de Alba, quien cumplió perfecto con la armonía entre platos y bebidas. La cocina de Gonzalo Aramburu es de lo mejor que me ha tocado degustar en mis viajes a Argentina, creo que el restaurante tiene tremendo potencial, incluso para mostrar más de lo que hay hasta hoy. El menú prácticamente no tienes platos bajos, y creo que en todo momento va de menos a más, siendo el postre quizás lo más bajo de la noche, todo esto en un ambiente de luz tenue en un clima íntimo.