El ejército estadounidense crea una pizza comestible durante años

by

Podría llegar a convertirse en “el santo grial” de las comidas preparadas disponibles en el “menú” de los soldados del ejército de los Estados Unidos: una pizza que puede permanecer almacenada hasta tres años y seguir estando todavía en buenas condiciones, tanto de sabor como de características nutricionales, para el consumo.

La iniciativa se corresponde con una histórica reivindicación, por parte de los soldados estadounidenses, para que se incluyera pizza en las raciones de campaña individuales.

Conocidas como comidas listas para el consumo o MREs, en sustitución de la comida enlatada que se prepara habitualmente para zonas de combate o lugares donde es imposible instalar cocinas de campaña, según recoge la edición USA del Huffington Post.

Los investigadores de un laboratorio militar en Massachusetts se están acercando a una receta que no requiere ningún tipo de refrigeración o congelación: “Básicamente, esta pizza se puede tomar después de dejarla almacenada, ya envasada, durante tres años y todavía estaría comestible”, asegura Michelle Richardson, una científica de la alimentación del Ejército de Estados Unidos.

MRE Pizza

MRE Pizza

El plato estrella

“La pizza es uno de los artículos más solicitados cuando se pregunta a los soldados cada año lo que les gustaría ver en sus raciones”, asegura Richardson, que ha pasado casi dos años desarrollando la receta en una gran cocina repleta de los mejores equipos comerciales.

MRE Pizza

Los esfuerzos de los científicos se habían visto frustrados en intentos anteriores, ya que la humedad de la salsa de tomate, el queso y diversas coberturas, con el tiempo pasaba a la masa, lo que provocaba que el moho y las bacterias crecieran rápidamente.

Pero en los últimos años la investigación ha logrado dar con varias formas de prevenir la migración de la humedad, a partir del uso de un tipo de ingredientes llamados humectantes —azúcar, sal y jarabes, entre otros— que, aplicados dentro y fuera de la pizza evitan que el agua llegue a la masa.